lunes, 3 de diciembre de 2007

Suegras y Nueras




Hay suegras encantadoras que se desviven por sus hijos y por las nueras. ¿Pero cuantas hay de éstas?
Doña Victoria está muy pero que muy enfadada y el viernes así me lo dijo:
- ¡¡¡Quiero morirme!!!... llorando a moco tendido, salían palabras de su gastada boca que apenas se entendían. Entre suspiros y lamentos solo comprendí
- ¡¡¡Quiero morirme!!!
Yo tengo por costumbre escucharla y de vez en cuando me pone la cabeza a punto de estallar como una granada madura. Y le digo:
- Victoria ¿de verdad de verdad usted quiere morirse? Es tan fácil como dejar de respirar, de comer y de tomar los medicamentos.
Una vez dicho estas palabras se hace más mansa y recapacita. A partir de aquí empezamos a entendernos y ha decir cosas más coherente. Ya sin lágrimas ni suspiros me cuenta, yo la escucho. Terminado de escuchar la digo: - Victoria, tiene usted un hijo y una nuera que pocas abuelas tienes.

A Victoria le dio un infarto cerebral hace, ¡¡¡ahhhhhhh!!! no recuerdo si son 5 o 6 años.
A raíz de ahí, le quedó el habla quebrada, no podía articular palabra alguna entendible.Su mente sabía lo que quería decir, le daba orden al cerebro para expresar y éste quedaba pasmado, no respondía. Las manos le quedaron inservibles, no podía vestirse y a penas se sostenía sola.
Con los cuidados de un Fisioterapeuta, del Logopeda y el cariño de los suyos, fue de nuevo conquistando el mundo y sus facultades empezaron a despertar de nuevo.

Hay muchas veces que se atasca y su hijo no la entiende. Yo soy la traductora, es como un niño pequeño aprendiendo a hablar. Eso sí, los tacos se la dan de miedo y los dice de carrerilla, sin equivocarse.
Cuando en la tele sale una dama algo escotada o besándose con un furor fuera de sí. La palabra ¡¡¡guarra!!, es muy escuchada en casa de Victoria, igual que sinvergüenza. Son dos palabras que dice alto y claro.


De su desdentada boca salían pestes hacia esa niña. La nuera claro está. El viernes fue su hijo a visitarla y durante la visita, éste, recibe una llamada de su mujer. Estaba toda contentan por que tiene unos días de vacaciones en Navidades. Pues resulta que la niña como así la llamaba su madre postiza, le propuso a su marido irse esos días a Inglaterra.

Doña Victoria según se enteró, puso el grito en el cielo:
- ¡Pero por dios!. ¿Como os vais a ir en esas fechas tan señaladas y me vais a dejar a mí aquí?. Por más que le explicó su hijo ella erre que erre, que no se enteraba o no quería enterarse.
- ¿Y el niño, que va a pasar con el niño? – decía toda preocupada. El niño es su nieto.
- Él es muy pequeño y no se le puede dejar solo.

El niño tiene dieciocho años y más bigote que su padre. Y tiene los huevillos con buena mata de pelo…Y seguro se le empina como un hombre que es.
- Victoria, por favor, el niño es mayor de edad y no pasa nada porque se quede solo – la digo yo.

Ella querría que la llevaran con ellos a todos los sitios, pero claro no es cuestión de tirar de la abuela para Inglaterra.
Una vez escuchada y haciéndole entender la situación queda conforme y se olvida del tema.

Su hijo acude a visitarla un día a la semana. La lleva al podólogo una vez al mes. Cada noche la llama por teléfono para ver como esta. Puso a su servicio a una chica para que la atienda por las mañana en el aseo personal y limpieza de la casa.
A mí me contrataron por las tardes, y me encargo de alimentarla, de llevarla al médico y pasear con ella cada día un rato.
Otras abuelas, con su mismo problema, están en residencia o los hijos se olvidaron de ellas. En fin, que Victoria está como una marquesa.

4 comentarios:

mar dijo...

Hay personas que tengan lo tengan nunca son felices. Es una putada para ellas y para quienes las rodean.

Cada uno tiene bastante con lo suyo como para andar sufriendo por algo que no tiene solución. Doña Victoria parece egoistona, reclamando siempre la atención de todos. En mi opinión quienes tienen trato con ella deben dejarse influir lo menos posible. llevarla sin dejarse llevar. No te parece?

isa dijo...

Gracias Mar. Sí así es, es algo egoista y solo piensa en ella y no en el bienestar de todos los que la rodean.

Saludos

Anónimo dijo...

No os olvideis que Victoria ha sido así siempre, lo que pasa que ahora se nota más, sobre todo porque al hacerse mayor no puede hacer lo que hacia de más joven y eso no le gusta, yo querria para mi, y tengo tres hijos estupendos, que cuando me haga mayor, ya me queda menos, se preocuparan como ese hijo de Victoria, pero la vida es asi y siempre le parecerá poco.
un abrazo. SEFA

isa dijo...

Bueno sí Sefa, cada uno somos de una forma. Y hay personas que solo piensan en ellas y hay otras que piensan más en los que están a su alrededor. Los humanos somos diferentes y actuamos de diferentes maneras.
Un abrazo