lunes, 24 de marzo de 2008

Semana Santa Accidentada

Miércoles día de carreras. Por la mañana en casa y más carreras por la tarde en el trabajo para dejar solucionadas las tareas. Comidas y más comidas. Lavado de cabeza, rulos y peinado; también manicura, como iba a faltar esto por favor. Si de coqueteo anda muy bien la abuela. Afortunadamente son las 18,15 y una servidora se cambia de ropa rápidamente y sale de estampida hacia el metro para dirigirme al intercambiador y tomar el bus que me lleva hasta mi casa.

Ducha rápida y bolso para abajo mientras mi compañero va al garaje al por el coche. Cargamos bultos en el coche y caminito de El Real. Llegamos a las 22 horas. De nuevo bultos fuera del coche para instalarlos en casa jajajajajaja. UFF, la verdad un viaje requiere mucho esfuerzo y tiempo, es una tontería pero preparar la ropa que hay que llevar, estar pendientes de que no se olvide lo más importante jajaja esta vez no le llevé slip a mi compañero pero todos los días se los ha cambiado ehhhhhhhh, que él es muy limpio. Llevé el sucio del día para lavar y con el que llevaba puesto pues quitaba uno secaba en el radiador y de nuevo lo tenía para el siguiente día.

La casa estaba calentita a más no poder y la cena preparada. Esta vez no estaban buenas las patatas con costillas , se ve nuestro paladar esta algo atrofiado por el constipado y las patatas y la chicha se las comieron los gatos de mi suegra.
Vimos tele hasta las 12 y un buen tazón de leche calentita con miel, la correspondiente medicación y a dormir.

El jueves era día de limpieza, comida, bla bla bla,… Por la tarde fuimos a llevar alimentación de estimulación a las abejitas. Antonio se puso el traje de apicultor y yo mientras fui a darme un paseo por la pradera y respirar aire puro. Como ya sé donde están las esparragueras, fui directamente a por los espárragos. Los había bien buenos. Alguno había crecido hasta tomar mi tamaño. Después de una hora dando vueltas y orgullosa del manojito de espárragos finos que llevaba, pensaba en la rica tortillita que haría con mis esparraguitos recién cortados. Según llegaba a la pradera tomé el móvil y desde allí envié un mensaje para saludar a un amigo argentino.
Justo terminé de enviar el mensaje y sentí el zumbido de varias abejas que rondaban a mí alrededor. Algo asustada porque nunca me había sucedido, me quedé parada y casi en el suelo. En vista de que no se iban, me tiré allí al lado de unas boñigas de vaca seca. Mi cabeza, pelo y cuerpo estaba mezclado con las hermosas boñigas. Una de ellas dio el primer picotazo a traición, Me clavó su aguijón en la nuca, después una segunda en la parte derecha del cuello y una tercera al otro lado. De nada sirvieron mis suplicas y el revolverme entre la mierda para que me confundieran con algo que ellas habitualmente saben que forma parte de su hábitat. Salí corriendo como alma que lleva al diablo y a gritos llamé a Antonio para que me quitara los aguijones y así que entrara el menor veneno posible. Pero allí donde estaba Antonio, había otra abeja que puso su aguijón en mi frente. Mi compañero sacó tres aguijones, el de la nuca no lo veía con tanto pelo como tengo y negro. Frotó en cada picotazo con un lápiz que compra en la farmacia y tiene amoniaco para paliar un poco el efecto de la picadura. Aún así mi cara comenzó a engordar por momentos.

Cuando llegamos a urgencias, enseguida me atendió el medico. Le dije mi historia y no pudo ponerme la inyección de Urbasón. Iba con toda la cara y ojos hinchados y el cuerpo lleno de unos granos gordos que me picaban a rabiar. Mis partes (pubis y glúteos) se hicieron enormes y con mucho picor, las axilas era algo horrible lo que me picaban y los brazos por la zona de las venas. Debido a una medicación que tomo no pudo pincharme el Urbason y me dijo que a menos de que no pudiera tragar o me costara respirar jajajajaja no me lo pondría. Total si era mi día me moriría o por asfixia o por la inyección. Bueno estoy vivita y coleando. La tensión se me puso a 17,9; habitualmente tengo una tensión de 12,7.
Me recetó dos medicinas y una loción. La loción en el mismo coche me dio Antonio por donde pudo. Yo bajé mi cremallera del pantalón y metí la mano entre mi braguita y me impregne todo lo que pude. En décimas de segundos desaparecieron los granos y con ello el picor.

La loción es: Menaderm Simple Beclometasona dipropionato: Pastillas: Atarax 25 mg comprimidos Hidroxizina diclorhidrato. Tan solo tomé un comprimido y ninguno más. Me dejó atontada y a las 4 horas mi tensión estaba en 7,5. Casi sin tensión, así de mal me encontraba yo: estaba como drogada. Me acosté y quedé rápidamente dormida y Antonio estuvo allí un rato observándome sin dormir y viendo que respiraba jajajaja. El otro medicamento era Elastina cinfa 20 mg comprimidos efg, no tomé ni uno, sinceramente me dio miedo que el médico no hubiera acertado en ponerme el tratamiento adecuado con mi historial de enfermedades y lo que tomaba para ello, y como los granos y picor desaparecieron pues la hinchazón de la cara ya iría bajando.

El viernes no salí en todo el día y fui mimada por Antonio. Por la tarde pinté el Martín Pescador que subí aquí ayer.
El sábado preparé unas gafas y a la fiesta campera.
Lo pase muy bien en compañía de amigos y familia de mi marido. Aquí dejo algunas fotos. El domingo ya tenía poca hinchazón y hoy ya no tengo nada.

6 comentarios:

Jiramonocangufante dijo...

Varias cosas por decirte...que lata cómo te lo has pasado en Semana Santa, toda picada por abejas!!...pero se te vé positiva. Seguro eres la portada del dicho ese "a mal tiempo buena cara", además te felicito por tu compañero...se vé que tienen una unión muy sólida, que lindo. Es extrañísimo, pero tenemos muchas cosas en común...empezando por el inicio de tu blog...con respecto a volar sin drogas, en eso pensamos igual, luego en las páginas que has elegido (costado derecho) son las mismas que suelo consultar.
Y por último pintas muy bien. Yo también pinto. Óleos. Y creo que también tenemos en común el amor y la sintonía con la madre naturaleza.
Que te repongas bien y cuidate mucho...dicen que el veneno que inyectan las abejas es acumulativo y si eres alérgica a él te puede hacer daño una próxima picada. En todo caso consúltalo con tu médico.
Un abrazo
Ximena

isa dijo...

Gracias Ximena :-) ya no queda nada del veneno, mi sangre se limpió. El zumo de limón elimina las impurezas y ya llevo muchos limones tomados en zumo jajajaja, el veneno se esfumó, no le gusta la sangre ácida.

Me alegra coincidir contigo en muchas cosas :-). Yo tampoco fumo ni bebo alcohol. Me he dado una vuelta por tu blog y está muy interesante.
Gracias.
Otro abrazo.
Isa

tony dijo...

Sabia de la picadas pero lo cuentas acá tan vivído que se siente en carne propia y me alegra muchisimo hayas superado el momento y agradezco tener aun a mi buena amiga dando vueltas por este planeta...
un gran abrazo

SEFA dijo...

Aunque sea tarde he visto la foto de tus ojitos, menos mal que todo se ha pasado y ya estas tan reguapa como siempre.
Un consejo, la proxima vez que salgas al campo, por si acaso, ponte sombrero con un velito para tapar esa carita y las que quieran, que se piquen entre ellas. Un beso.SEFA

isa dijo...

Gracias Tony, sí de momento seguiré dando vueltas y guerra :-)
Gracias a ti por ser mi amigo.
Besos y abrazos

isa dijo...

Gracias Sefa. Dicen que más vale tarde que nunca Gracias. Oye que me has dado una buena idea jajajaja. Con ello evitaré que me piquen los bichitos y de paso que el sol no me acentué y marques más mis pecas.

Besos