miércoles, 18 de marzo de 2009

SE DIFUMINA EL OCASO









SE DIFUMINA EL OCASO

Sucumbe el día pero las ilusiones prevalecen.
La estela de sentimiento se estremece en la opacidad de la noche.
Tal vez es el viento, o tus sutiles manos,
las que derrochan en mi alma tanta lisonja y devaneo.

Agoniza el ocaso en esta violácea penumbra.
las sombras se perfilan, y las estrellas rutilan en mi corazón.
Se entumece en soledad el alma abatida,
que añora las caricias y el canto del ruiseñor.

La agitada luna mira con el rabillo del ojo discreta.
Si la noche no llega, ella no tiene razón de ser.
Peina con parsimonia sus trenzados cabellos,
en tanto hace tiempo, para que se apiaden las tinieblas,
y se oscurezca el cielo.

La luna se cubre con su velo de nácar.
Las estrellas pestañean y tintinean una dócil balada.
El búho observa y asusta con su clamo en la noche.
El río en armoniosa caricia sigue por su quebrada…
Muere el ocaso, mientras se gestiona el alba.


2 comentarios:

Tony dijo...

"Sucumbe el día pero las ilusiones prevalecen" hermoso verso para esta poesia y estas imagenes
Tienes una gran inspiracion y la gozas, me alegro por todo esto
saludos y un abrazo

isa dijo...

Gracias Tony, bueno a veces llega la inspiración, otras está adormecida, también tiene sus días de letargo.
Saludos y otro abrazo amistoso.