jueves, 21 de mayo de 2009

Sensualidad



Desde mis ajimeces
vigilo tus linderos:
revuelas como un ángel
sobre tus mismos pechos.

Tu humedad se disputan
la juncia y el espliego.
¡Ay, frescura de aljibe
y calor de sesteo!
(fragmento de “Cada mañana”, de Rafael Guillén)

Y aunque cierre los ojos y me cubra el corazón enteramente,
veo caer un agua sorda,
a goterones sordos.
Es como un huracán de gelatina,
como una catarata de espermas y medusas.
Veo correr un arco iris turbio.
Veo pasar sus aguas a través de los huesos.
(fragmento de “Agua sexual”, de Pablo Neruda)

Es la fiesta de la piel
la caricia mientras dura
y cuando se aleja deja
sin amparo a la lujuria
(fragmento de “Informe sobre caricias”, de Mario Benedetti)

6 comentarios:

AomaraLuz dijo...

Es la fiesta de la piel
y la caricia mientras dura
y cuando se aleja deja
sin amparo a la lujuría...

Hermosa forma de sentir la caricia del agua sobre nuestra piel.
Un abrazo!

isa dijo...

:-) Gracias muy bonito Luz lo que dices. La verdad es una flor muy sensible, ténue y a la vez da fuerza y energía a traves de su sauve caria. Graciassssssssss. Un abrazo

Cecilia_ dijo...

preciosos versos Isa, para acompañar una flor que tiene éso .. sentimiento abrasador escondido tras la suavidad .. sensualidad.

Un abrazo.

Tony dijo...

buena conjunción de imagen y fragmentos de poesias
Felicitaciones

isa dijo...

Gracias Cecilia. Me alegra que te guste.
Un abrazo

isa dijo...

Gracias Tony.
Un abrazo