domingo, 18 de octubre de 2009

Marcha atrás y de vuelta a los Lagos de Saliencia

El paisaje y la naturaleza de Asturias son extraordinarios. Por cualquier roca se escapa un pequeño o gran manantial de aguas cristalinas. Se ve que por allí los ángeles hacen mucho el amor Según Don Mario BENEDETTI, llueve cuando los ángeles han hecho el amor, llueve cuando los ángeles hacen el amor... Sin embargo, en mi pueblo debe de haber pocos ángeles, este año no llovía nada. Se están secando todas las encinas. Encinas con montones de años, se quedan sin sus hojas y su piel se arruga envejecida, deshidratada. Y creo que por mucho que los ángeles se decidieran y se juntaran todos en los cielos de mi pueblo, ya sin remedio las encinas no podrían revivir, sus raíces se quedaron sin un buchito de agua para calmar tanta sed y angustia.


Aguas critalinas donde mirarse como si de un espejo se tratara.


Ummmmmmmm, es un poco marranota esta vaquita. La educación no la conoce. ¡¡¡Claro, como ella ha bebido!!! Su hermana no importa que beba sus pises, ayyyyyyyy, ayyyyyyyyyy, animalito marrano.


Aquí los animales estan bien alimentados de rica y fresca hierba y bien hidratados de aguas cristalinas jajajaja, aunque en ese momento alguna tiene el muelle algo flojo, y contamina el agua de su hermana

.



Acertamos en ir en estas fechas de otoño  a Asturias. El contraste de colorido que capta la retina es espectacular. Creo que hasta yo me puse más guapa entre tanto colorido y armonía que se respiraba.




Podría quedarme contemplando por largas horas el lugar y no me cansaría.
Creo que hay muchos paraisos en la tierra, pero estamos  ciegos, y no los vemos. Pero yo tuve la suerte de poder estar en el paraiso llamado Asturias dos días y unas horas.




Mi sombra me hacía burla y caminaba como una señorita de pasarela jajaja.

Nuestra sombra es la única que nunca nos abandona, incluso se toma la deferencia de reírse de nosotros :-)






Recomiendo este viaje donde el color y el contacto con la naturaleza, hará que vuestro espíritu se ilumine como un candil, y su mecha se impregne de aceites mágicos, haciendo que su llama no se apague por un largo periodo.

Ya dejamos atrás el colorido de Asturias y por la ruta de la plata, el lugar se pintaba más árido. Aun así seguía siendo bonito porque yo le daba algunos brochazos en mi mente del color Asturiano.
Y poco a poco fuimos llegamos a la comunidad de Madrid y hoy por aún aun mi retina ve el verdor y candor de los paisajes Asturianos. Creo que se impregnaron con esos colores mágicos.



Si no recuerdo mal este puente está en la Ruta de la Plata, De vuelta a Madrid pasamos bajo él y lo quise inmortalizar.


Esta ruta hace honor a este nombre, parece ser porque los carreteros, pasaban por este lugar la plata, oro, alhajas,... qué Colon traía desde América y por aquí subían desde Huelva.

Y con esto termino el viaje a Pola de Somiedo, en Asturias. No quiero ser más pesada











Autora: Isa, yo misma

2 comentarios:

SEFA dijo...

Bonito viaje y bonitas fotos de un paisaje expectacular, un abrazo.SEFA

isa dijo...

Gracias Sefa, me agrada que te guste. Otro abrazo para ti