martes, 29 de diciembre de 2009

Día de aceitunas

Ahí abajo ven una rama de árbol, mi padre la prepara como si fuera una escoba para barrer las aceitunas y así, no recoger desde el suelo. Se barren y luego con un harnero, lanza las aceitunas con hojas que vuelan fuera. El trabajo se aligera y no es tan pesado de ir arrodillados para coger las aceitunas una a una. Este es el trabajo que yo hice el domingo, barrer. Hacer montones y luego Antonio recogió.



Fotos del domingo 27. El tiempo no acompaña, pues parece que el cielo se abrió y no ha parado de llover desde una semana antes de las navidades. Así de especial es el clima, o nos morimos de sed, o nos miramos ahogados. Este año las aceitunas brillas por su ausencia en algunas olivas. Esto es normal, si no ha llovido cuando debió de hacerlo, no pudieron crecer. Esto nos pasa a las personas. Si no nos alimentan tanto físicamente como mentalmente, no crecemos, nos quedamos pequeños o solo somos personas pero sin ningún tipo razonamiento, personas vacías.



No es que mi compañero maltrate a las olivas y les pegue fuerte a las ramas, así es como se recolectan las aceitunas. Bueno algunas personas ya las recolectan con maquinaria, nosotros aun artesanal, como se hizo toda la vida. Claro eso es también porque hay pocas, si fuéramos grandes terratenientes, tendríamos que hacerlo con maquinas especiales que ya zarandean las olivas, y luego las recoges en unas mantas grandes, que van enganchadas a los brazos que zarandean al tronco. Nosotros de vez en cuando las acariciamos. Las damos calor humano. Y las pedimos que el próximo año den más aceitunas.
Este año si se cogen 200 kilos serán todo lo que podamos coger. Era mejor no cogerlas y comprar directamente el aceite que seguro habrá que comprar. Pues por cada 100 kilos cogidos la almazara el año pasado dio 14 litros de oro líquido llamado aceite.

El campo es el que nos da de comer. Si no hay quien cultive el campo, nos moriremos de hambre. Sin embargo, a los campesinos no se los toma mucho en cuenta. Se les ayuda lo mínimo. Y cuando tiene perdidas las ayudas son inapreciables.
Deberíamos de mimar más a los agricultores, y también a los ganaderos, si ellos fallan, no tendremos alimentos. A menos que los farmacéuticos, y químicos inventen una pastillita con todas las vitaminas que necesita el cuerpo.

Sería buena una pastillita de leche con café y otra con sabor a galleta con mermelada para el desayuno.
Otra pastillita con sabor a pescado y otra de ensalada para comer.
Sabor a pollo, ternera, conejo, cordero,…
Sabor de naranja, de pera, de melocotón,...
Pero creo que esto es una utopía, así que hay que seguir cuidando de que los agricultores, y ganaderos lo tenga más fácil para poder seguir cultivando alimentos, y criando sus animales, para que nos den de comer.



El frío se mete en los huesos.
La niebla ciega el alma
Pero la vara no para de ser zarandeada,
Para que las aceitunas caigan


 Sinceramente no merece la pena recoger las aceitunas. Es más sencillo ir a la tienda y comprar el aceite.

Pero si todos pensáramos así, no habría aceite para comprar en las tiendas.
Se pasa frío.
Se hace mucho esfuerzo para la recompensa tan reducida que al final se obtiene.
Pero es bonito estar en contacto con la naturaleza, y de paso conocer el sacrificio que todas las cosas que podemos obtener en la vida, detrás de ellas, hay personas que hicieron posible todo eso.
Y así valoramos las cosas materiales. Podemos saber el esfuerzo que costó. Seguro al igual que muchos niños creen que la leche sale del envase, que los huevos salen de un cartón, el aceite tiene un proceso muy largo de todo un año. Las olivas hay que podarlas, limpiarlas. La tierra hay que abonarla,... El aceite no sale por arte de magia de unas botellas

El contacto con la naturaleza aporta muchos beneficios. Nos hace sentirnos vivos y en armonía.

2 comentarios:

Malena dijo...

CON LA CUMBRE DE COPENHAGUE...
TU POST ME RECUERDA QUE:
"EL CUIDADO DE LA TIERRA QUE PISAMOS,
DEBERÍA SER EL UNDÉCIMO MANDAMIENTO", ¿NO CREES?

REALIZASTE UN "MUY SENTIDO" HOMENAJE A LA NATURALEZA!

GRACIAS POR SER...

MALENA

isa dijo...

Hola Malena, sí tienes razón, no sé si ponerlo como un mandamientos, pero sí ponerlo como una maneria escolar desde la infancia.

La Naturaleza somos todos, desde la particula más pequeña, hasta el hombre más alto y grueso del mundo. Por esto debemos cuidarla. Si no, estaremos tirando piedras sobre nuestro propioo tejado.
Un abrazo y feliz salida de año y mejor entrada.