miércoles, 24 de febrero de 2010

Manos Frías


Me complacía acariciar sus manos siempre frías. En los días largo del invierno frotaba, y enterraba entre mi entrepierna para que no hicieran acto de presencia los sabañones. Sus manos eran suaves, finas, hermosa. El agua caía y los dos mirábamos a través de los cristales en silencio. Solo se escuchaba nuestra respiración, y el hiriente viento frío que soplaba en la calle y se metía por las rendijas de las ventanas y los bajos de las puertas. Los inviernos eran largos y estábamos muchas horas en una mudez fosilizada. Conocía milímetro a milímetro cada palmo de sus manos. Su piel era suave, lechosa y delicada. Horas y horas mis dedos recorriendo las líneas que el tiempo fue esculpiendo en sus palmas, y las arruga que el tiempo fue tejiendo en su piel. A veces sus manos las cubría totalmente con mis mejillas, y las besaba, porque sabía que la gustaba. Mis labios las recorrían y se abandonaban, y bebían de la calidez de esa piel que tanto amor me dio, y tanto me hicieron gozar. Los recuerdos me nublan la vista y mis ojos se llenan de lágrimas saladas que brotan de ellos como si de un manantial se trabara.

Me viene a la mente su olor y textura y mis labios hacen por buscarlas y besarlas. Pero su ausencia me lastima y maldigo el no haberme ido con ella.
No fui capaz de permanecer junto a ella mientras daba los últimos suspiros, y sus manos  qeudaban frías y sin vida. No tuve voluntad para tomar sus manos entre las mías y dejarme morir junto a ella.
Hoy miro solitario y con amargura la lluvia a través de los cristales, pero no puedo acariciarte las manos, las mías están tan frías como las tuyas.

Año a año repetía la misma cantinela en abuelo, hasta que un día las manos de la abuela vinieron en su busca.


La soledad de los ancianos en los inviernos es más dura que en primavera o verano.

6 comentarios:

Malena dijo...

QUERIDA ISA, ME HAS ENTERNECIDO CON ESTE POST, CON CADA PALABRA, CON ESAS MANOS Q ME HAN TRANSMITIDO EL FRÍO Q GUARDABAN...!

Q TRISTE ES EL TACTO DE UNAS MANOS, TEÑIDAS DEL MÁS CRUDO INVIERNO Y DE UNA SOLEDAD, Q
LES HA DESPOJADO DE TODO CALOR
HUMANO...!

BSS!

MALENA

isa dijo...

Gracias Malena me alegra que te guste.
Siento estar tal fría con estas historias pero el invierno se alarga y aun hace mucho frio, y creo que comienza a filtrarse por nuestras almas.
Prometo hacer un mini-cuento que no transmita tanta soledad y frialdad.
Pero estas cosas suceden y así removemos algún corazoncito. y acariciaremos más a nuestros mayores.
Besos, deseo estés bien.

Julia- Ch dijo...

Triste relato ...pero muy humano.
Que nunca falten las caricias ni las palabras de ternura y cariño a nadie. Animo que me han dicho que la primavera pronto llegará , de todas formas en tu corazón Isabel siempre es y será primavera.
Un fuerte abrazo.

isa dijo...

Gracias Julia. Sí, así es, muy triste. Graciasssssssss
Otro abrazo para ti.

Anónimo dijo...

Es verdad que la soledad de los ancianos es mas dura en los inviernos, pero algunos se empeñan en cosas que no tienen sentido...ni explicación .Eligen vivir sus ultimos años de una forma un poco egoista...y a sus seres queridos les producen mucho daño.
Alguien dijo una vez (Que en este mundo traidor nada es verdad ni mentira, todo es del color del cristal con el que se mira).
De todas formas felicidades por tu
sensibilidad.
Un abrazo

isa dijo...

Gracias Anónimo/a. Bueno, yo creo que no son egoistas, solo que al ser mayores, piensan de otra forma y se vuelven como niños.
¿Cómo seremos nosotros cuando lleguemos a su edad?
Graciassssssssss
Otro abrazo para ti