jueves, 3 de marzo de 2011

Micro-Cuentos

... Miró a las estrellas como si fuera la primera vez que la veía.
En realidad no veía nada, tan solo una brizna de brillo, como si de una partícula de polvo deslumbrante se tratara.
Era evidente que no pudiera ver, sus ojos aun no se habían acostumbrado a la noche, acababa de nacer.
No hubo ruido de ambulancias, ni batas blancas, ni nerviosismos de las familias. Tampoco gritos de alborozo. Tan solo su madre que apenas había cumplido los catorce años, y la noche carga de estrellas invisibles aun para ella.
*******************
…Todas las noches salía como sonámbula. Deambulaba por rincones, encimaras, armarios,… Iba en busca de alguna migajas que horas antes fueran transportadas en los bigotes de la mascota. El pan endurecido por el calor de la calefacción se hacía añicos como cuando un cristal recibe una pedrada.
Aquella noche no la dio tiempo de saborear la migaja, pues una zapatilla cayó como una losa reventando su negro cuerpo.
***********************
… Sentía muy cerca de su oreja la música que provenía de las olas. Incluso alguna que otra alcanzaba a salpicarla. Se durmió con ese sonido envolvente mitad tranquilo, mitad sonido de ultratumba. Hubo un momento inquietante en que un ronquido de olas brava, parecía que se hubiera estrellado contra una roca haciéndola añicos.
Despertó sobresaltada sintiendo la profunda respiración con resuellos de quien dormía a su lado.
**********************
… No podía ser, sentía un gran orgasmo. Ella recordaba como entre sueños estar dormida. No vio cara ninguna, tampoco las manos que su cuerpo recorrieron. ¿Sería un fantasma, el espíritu de su esposo que murió atragantado en la comilona después de la boda?
Algunos hombres son tan posesivos, que incluso después de muertos toman lo que creen que les pertenece.
*********************
… Cansada de vagar por el desierto, echándose la noche, se acurruco al lado de un cactus de inmensas hojas.
Al día siguiente, el cactus la había hecho la acupuntura, dejando todos sus pinchos esparcidos por todo el cuerpo.
****************

2 comentarios:

Antonio Gabriel Guzzo dijo...

La imaginacion te persigue para que escribas tantas travesuras... Tienes adjudicado mi premio a la creatividad literaria.
Saludos

isa dijo...

Gracias Antonio, me alegra que te gusten.
Sólo hay que estar predispuetos, y las palabras se encadenan con la imaginación.
Saludos