lunes, 26 de marzo de 2012

El Puente...


 ... Ahí está, pasivo, quieto, elocuente, escuchando el murmullo de los coches que  pasan veloces, a toda prisa. Tiene  vértigos, por eso  no puede  permitirse el lujo de asomarse al vacío.
Único testigo de las muchas faltas que los conductores al volante de sus coches se tomaban el lujo de hacer. Él no lo contará a la policía. Permanecerá mudo hasta la saciedad. Él solo piensa en que ningún desgraciado de los que pasan  por allí, tenga  la mala suerte de chocarse y herir alguna de sus largas piernas.
Rígido y frio contempla las nubes cuando de día, éstas, pasean y  le rozan y riegan su cabellera. Rígido y frío en las noches solitarias, la luna y las estrellas son sus únicas compañeras. 
Allí está perenne cuan  árbol de ramas sin hojas, pero de acero y pilares de hormigón.
Es inclreible como suena desde arriba el sonido de los coches. Diría que incluso el viento es zarandeado y sale corriendo aullando antes de ser atrapado entre la ruedas.

Ahí donde lo ven, cada día ve una bella puesta de sol, y un bello amanecer.

2 comentarios:

marcus dijo...

que linda reflexion sobre el puente. Pero dudo de que pueda mirar tranquilo el atardecer con todos los autos que le pasan por arriba, jajaja. Abrazo grande, Isa, te quiero.

isa dijo...

Hola Marcus, me alegro que hayas vuelto de las vacaciones.
Deseo que lo hayas pasado muy bien.
No, por este puente solo pasamos las personas, los coches pasan debajo :-)
Saludos y un abrazo