jueves, 20 de diciembre de 2007

DULZURA DEL AGUA...




Eres como una cascada de agua fresca.
Refrescas mis labios, calmas mi sed.
Riegas las flores, alimentas la tierra...
Bañas, limpias de impurezas mi cuerpo.
Mi piel se estremece cuando te desbocas por ella.
Mis pechos vigorizas, endureces…
Las guindas que los adornan, se yerguen con tus acaricias.
Mi vientre a tu paso por él, se sustenta de placer.
Te recreas en mi ombligo, formando remolinos.
Mi pubis se relaja cuando el vello tú empapas.
Cuando juegas y entre el ensortijado pelo negro cabalgas.
Mi sexo embellecea, se pone latente, deseoso, muy jugoso…
Te introduces por todos sus pliegues perfumándolos de rosas, jazmines y lirios.
Mi vulva, clítoris y labios, te acogen con delirio.
Eres el agua que me refresca, callas guardando mis secretos.
Mis rodillas, pantorrillas y pies, tú besas con ardor.
Eres como un claro día con su brillante sol.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

por lo visto Eros te inunda. me alegra

isa dijo...

:-) Una hace lo que puede para que Eros,... o la imaginación me alegre la existencia.
Saludos anónimo y Felices Fiestas