miércoles, 19 de diciembre de 2007

TALLER DE SALUD

Hoy ha sido el último día del Taller de Salud por este año. El día 8 de 2008 comenzamos de nuevo.
Hemos hecho fiesta. Cada una ha llevado una cosita de casa. Uffffffff, montones de comida que no hemos podido comer. Dos tortillas de patatas, saladitos, jamón serrano, queso, empanadas, croquetas, flanes de huevo, dos tartas, canapes...¿Cómo somos tan exageradas las mujer con la comida? jajajaja. Bueno se entiende que la gente mayor que tanta hambre pasó en guerra, se prepare de montones de comida ahora que pueden. Y tengan por costumbre comprar y preparar cantidades para alimentar a un regimiento, pero creo que de las que asistimos al Taller de Salud puede haber alguna que otra que haya sido joven o niña durante la guerra. En fin, creo es un defecto de mujeres jajajaja.

Hoy hemos reído, contado chistes y bailado.
Ahí van algunos chistes que he podido pillar al vuelo, jajajaja salían como perdigones corriendo uno de tras de otro. Las mujeres somos así de parlanchinas. Jajaja algunas, que yo no he dicho ni esta boca es mía jajajaja eso sí, he reído, he comido, observado y tomado nota :-). Bueno, también he hecho fotos. Cada una tiene un arte y aquí esta tarde lo hemos demostrado.
Le hemos hecho un regalito todas las alumnas a Maria Lucia, la profe. Ahí la estaban ayudando a ponerse el lindo Chal/Mantón:-)

Van cuatro matrimonios de paseo por la Castellana dentro de un coche. Los hombres delante y ellas atrás. De pronto en un semáforo se paran y había una mujer espectacular, llena de curvas, pechugona, pelo largo y rubito… ufffffffffff una mujer en condiciones, se decía uno a otro, no como nuestras mujeres que son como lavadoras.
A la vuelta uno de ellos le dice a su mujer ¡¡Oye Maria vamos a la cama que quiero hacerte el amor!! Y Maria le dice, pues va a ser que no, para un calcetín arrugado no pongo la lavadora.


Una joven de piel morena, muy morena, del Congo, llega a Madrid y se pone a trabajar en una casa de gente muy rica.
Pero el señor era algo guarrete y cada vez que usaba un preservativo lo dejaba en el suelo. La congoleña le decía a la señora:
- Oigaaaaaaa uzteeee qué hago con ectooooo. - Nada a la basura - decía la señora
- Al día siguiente lo mismo y así por tres días. De nuevo se encuentra otro y la misma cantinela.
- Oiga uzteeeeee qué hago con ectooooooooo. La señora ya cansada la dijo:
- Pero vamos a ver, es que en su país no foll… Y entonces la congoleña le dice:
- Ayyyyyyyy sí señoraaaaa, pero los hombres de mi país no dejan la piel tirada.
Esto era una viuda que cada día a la misma hora, iba al cementerio a la tumba de su querido esposo y se levantaba las faldas, hacia un pis. Y así durante una semana. El guarda del cementerio cansado de verla hacer todos los días lo mismo le pregunta:
- oiga señora, a qué viene usted todos los días aquí, a orinar o a visitar a su difunto.
La pobre mujer sollozando le contesta:
- Vengo porque ya que no se puede comer la almeja, al menos que se beba el caldo.



Ya no pongo más chistes que son muy fuertes y no quiero herir la sensibilidad de mis queridos lectores. Buenoooo un poquito de humor de vez en cuando viene bien.
Hoy me he reído mucho y lo he paso bien con mis compañeras. A mí me tienen algo mimada jajaja soy la peque del grupo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Isa, veo que te lo has pasadado muy bien, los chistes graciosos, parecen mas fuertes escritos que oidos, pero ahora nos escandalizamos poco, hay otras cosas peores que un chiste un poco subido de tono.
Cukando un grupo de mujeres se reune siempre hay risas, nos conformamos con poco, esa juerga la tengo yo mañana con mis compañeras de indumentaria, contare tus chistes y seguro nos reimos. un beso. SEFA

isa dijo...

Gracias Sefa jajajaja aun estamos las dos levantadas. Hay ver lo que nos gusta esto de Internet jajajaja Bueno ya si me voy a la cama. Mañana me cuentas o pones en tu blog como lo has pasado con tus compañeras, vale. Besos Sefa :-)

mar dijo...

Isa otro chiste :-).

Una mujer se acaba de quedar viuda y va todos los días al cementerio.
- Ay! Manolo, ¡Cuánto te quería Manolo! ¡Cuánto te echo de menos, Manolillo de mi corazón!

Otro día.

-Manooloooo! Cariño, no hago más que acordarme de ti!!!!!!!!! pero hay que ver Manolo la de deudas que me has dejado. Manolo, de mi corazón.

Así un día y otro. Manolo te adoro, pero estoy afixiada con tus deudas.

Un día, se le acerca el cuidador del camposanto y le dice
- Oiga, señora, que esta tumba es de José Fuertes.
-Ya, ya. Es que no he querido poner nada a su nombre.

Tony dijo...

bueno
de estas manera es posible infiltrarse a una reunion de damas... y algo alcanzamos a oir...
saludos para ti y para todas del grupo.

Tony