miércoles, 14 de mayo de 2008

Los gatitos y las inexpertas

Esta foto es como está en estos momentos durmiendo mientras yo chateo y envío esto a mi blog, y aun así llora en muy joio el gatito.
De vez en cuando se tira un cuesco (pedo) y me deja totalmente anestesiada, podrían hacerme una operación, que no me enteraría. Ufffffffffffff, él desde luego come gloria, pero al final la gloria se pudre y atufa todo el ambiente.







Este finde estuvimos en el Real y, a la vuelta, nos trajimos un gatito de un mes.
- no tenias ganas de gato pues toma gato :-) - me dice Antonio a todas horas jajajaja.
Hoy es el primer día que hemos dormido 5 horas seguidas. Tengo sus lloros y maullidos dentro de mi cabeza y lo peor, dentro de mi corazón. Yo que no puedo ver llorar a un niño porque me pongo a llorar con él, va y me toca esto. Sus lloros me ponen muy nerviosa hasta el punto de comenzar con una pequeña depre, que ya estoy tratando de evitar. Ya no lo escucho: si tiene comida, agua y cama limpia no entiendo como llora tanto. ¡Él solo quiere estar pegado a mis pies! Y si puede dar un brinco y se sube en mi regazo mejor que mejor. también le gustan las teclas del teclado y ver la pantalla del ordenador.

Me tiene las piernas arañadas y los dedos de los pies también. Mi compañero está enfadado jajajajaja, así que ayer llame a su madre que es quien me dio el gatito y le dije que en cuanto vayamos al pueblo, se lo llevo envuelto en papel de regalo :-)

Es un gato muy mimoso. Limpio como el que más. Desde el primer día hace pipi y caca en una caja con arena. Él tapa sus cositas, pero si no se da cuenta y pisa, lo lleva en sus patitas y vaya peste a mierda que deja en el recorrido que hace por la casa. En cuanto me da olor, le lavo sus patitas con mi gel intimo. Y así estoy a todas horas que estoy en casa: barriendo tierra, fregando con lejía y ambientando el hogar.
Yo lo cuidaré mientras esté aquí, pero en cuanto vayamos al Real lo llevo y lo dejó allí.

Allí, donde mi suegra, está muy bien con su mamá y su hermanito y seis gatos más. Tambien tienen gallinas y todos juntos se lo pasan pipa. Mas terreno para correr y dar brincos, porque me traje un gato saltarin y trapecistas.
Mi suegra tiene una cuadra y un corral muy hermosa para los animales, y los gatitos allí están la mar de bien. No quiero tomarle cariño porque no me lo voy a quedar, pero hasta que se vaya lo voy a cuidar muy bien. Ayer le compre unas latitas de salmón y gambas. Menudo de finos son los gatos. Ya las ha probado y dice que me coma yo el pienso jajajaja. Sí, si, esas bolas de muchos colores que huelen a rayos y centellas y es comida para gatos.

Ahora aquí lo tengo dormido en mis pies, Angelito, se ve que hecha de menos a su abuela, su hermano y mamá. también a sus tías las gallinas. Me lo imagino cuando le de por meterse en la cesta de las gallinas y romper los huevos. Seguro que mi suegro que es el encargado de cogerlos le dará algún cachete que otro. En fin y ésta es mi historia de una inexperta en animales.
Aqui dejo fotos del gatito.

2 comentarios:

pam dijo...

Yo te dije los bebes no son para personas mayores jeje, Las viejitas ya no estan para esos trotes, quedate tejiendo bufandas nomas jejejeje Besos

isa dijo...

Jajajajajaja, pues sípppppppp, tienes toda la razón del mundo.
El animalito es muy bonito pero todos los días come, hace cacotas y pises. Y lo malo es que estoy todo el día recogiendo tierra, lavando sus patitas impregnadas de su caquita, fregando suelos y perfumando el ambiente. Ya le he dicho a mi suegra que le llevo la gatita. Allí tiene un corral muy hermoso. y no tienen que barrer la tierra,ni limiprles las patitas,...
Y lo que es más importante, volvera con su madre y demás animalitos.

Besos