martes, 23 de septiembre de 2008

PASEO MATINAL





Hoy tampoco he asistido al Taller de Salud. Ufffff, si es que me cuesta reengancharme. Y además hago más pereza porque como ya mismo comienzan la obra, voy a estar muy nerviosa y las voy a poner a todas mal. Cuando termine la obra y haya colocado todo, seguro estoy prepararla para axistir.

Este fin de semana estuvimos en el Real. Hice comidas, limpié y el domingo fuimos al campo. Nos dimos un gran paseo mañanero. Caía agüita. Una agüita fina que acariciaba la cara y de paso espabilaba el sueño que aun tenían los ojillos. Olía a heno humedecido. Al pasto que las vaquitas y los burros rumiaban en los prados. También olía a pura mierda, hablemos con propiedad. Por el camino había excelentes pirámides y obras de arte que alguna vaca en su pasear por el camino esculpió en una piedra y ésta quedó disecada por el sol y el viento. Los pequeños insectos hacen acopio del manjar que anda disecado. En realidad las cacas de vaca y de caballo son pura fibra. También son el mejor combustible para arder en los fuelles que se utilizan para hacer humo y adormilar a las abejas. O sea, hay mierdas que por su olor tienen un poco de anestesia :-).

Seguimos caminando, como 2 kilómetros, hasta que llegamos al huerto, que era de mi madre. Por el camino, mis tripas iban algo revolucionadas y cantaban opera. De vez en cuando se les escapaban algunos gorgoritos. Parece que según llegamos al huerto se relajaron y quedaron tranquilitas. Cogí higos de la higuera. Unos higos blancos muy ricos. Y Mi compañero se subió encima de ella para mecerla. Caían balas que chocaban con mi cuerpo. Afortunadamente no me hicieron ningún agujero jajajaja. Mi cuerpo y cabeza son más duras que los higos convertidos en balas.

Mi desayuno fueron montones de higos. Me di un gran atracón. Es lo que tiene coger los higos directamente y comerlos fresquitos depuse de que la luna y las estrellas haya estado velándolos, y las nubes mojándolos.
En menos de 10 minutos mi barriga empezó a cantar Opera, rock, hip hop, pop… La música era variada. Yo necesitaba aliviar mis tripas. No llevamos papel. Mi compi me dijo: “te limpias con una piedra o una hoja”. Así que eche mano de una hoja de higuera por ser más grande que las hojas de oliva y demás hojas que hay por allí. Preferí una hoja a una piedra dura y áspera Jajajajaja. Cuando me vio mi compañero coger la hoja de higuera me dijo. “Anda tira eso si no quieres que te esté picando el ojalillo todo el día”. :-)
Así que me fui detrás de unos cantos y allí había unas hojitas tiernas de parra. Además estaban mojadas, había llovido. Estaban suaves y muy fresquitas en ese momento. Agradecí que estuvieran tan cerca de donde puse mis posaderas y ella hicieron las veces de papel higiénico. Allí dejé dibujado una obra de arte muy blanda y olorosa. Mi barriga se había descompuesto de tantos higos como comí. jajajajajaja

Una vez aliviada estaba contenta y más segura.
Mi compi me pregunto: ¿“no habrás aliviado al lado del almendro jajajaja. “Pues sí le dije jajaja allí deje mi regalito”.
Puse una piedra encima y lo cubrí con pajitas secas, jajajaja había que varear el almendro para coger las ricas almendras jajajaja.

Hoy ha tocado un tema escatológico pero todo no va a ser cosas bonitas y serias. También la vida tiene estas cositas. O acaso tú no haces plum si es sólida o fssssch si es liquida :-) :-) :-)


5 comentarios:

el jardinero dijo...

Viajar en esta nube es un placer... ir conociendo los distintos paisajes y sensacines
que vas descubriendo
y transmites en palabras... felicitaciones
tus fotos tienen mucha alma

isa dijo...

Gracias Jardinero. Tus palabras también la tienen :-)
Me agrada mucho que viajes en mi nubes. Casi que somos los únicos pasajeros.

Un abrazo

isa dijo...

Jardinero, bueno mejor dicho, somos un trío en esta nube :-) que viajamos para ver el paisaje.

Saludos

Anónimo dijo...

Me gusta tu blog y lo iré viendo completo poquito a poco para saborearlo mejor.
A propósito de la limpieza de "bajos", recuerdo cuando chiquillo en Lozoya se nos planteaba esta cuestión y utilizábamos las grandes hojas de una planta a la que allí llamaban "orejas de burro" y que resultaban muy suavecitas.
Ya de mayor y en mis andanzas cinegéticas, también las he usado alguna vez cuando las encontraba.
Bueno, basta por hoy. UN ABRAZO de Ramamar

isa dijo...

Gracias Ramamar. Me alegro que hayas entrado :-)
Yo no conozco las orejas de burro como planta. Pero seguro han de ser suaves y grandes :-):-):-)

Otro abrazo