miércoles, 3 de diciembre de 2008

Puzle de mi vida aun sin terminar

El puzle de mi vida comenzó con la primera pieza al nacer yo. Claro que mi puzle ya estaba empezado ¡¡¡O tal vez no!!! Bueno, sea como sea, la primera pieza que encaja en mi corazón y en la unión sanguínea es mi hermano. Y a esté puzle también se añaden dos piezas más, mis padres. Total era un puzle perfecto de cuatro piezas. A estas piezas se fueron uniendo más piezas mis abuelos, mis tíos... Y así fue creciendo con el árbol genealógico de mi familia. Pero hubo una desgracia muy grande. Un día la pieza principal que me dio la vida, se fue, se perdió en otro mundo, y nunca más volvió. Con cuatro años, una parte muy importante del puzle de mi vida, quedó fuera de él. Esa pieza tan importante era mi madre. Con esta perdida, el puzle andaba algo alborotado, roto y nunca más encajó del todo. Ahí quedaba ese hueco pendiente que nadie nunca pudo ocupar su lugar. Aun hoy día después de 44 años, mi puzzle está herido, roto por el centro, justo en una parte vital de mi corazón. Menos mal que la parte izquierda de un trozo del puzle pertenece al corazón de mi hermano aun está intacto, y a él, con el tiempo se ha ido añadido dos trozos más que encajan las piezas perfectas, y son mis sobrinos…

Con el paso de los años se va resquebrajando el puzle, se añaden trozos que lo rejuvenecen pero se pierden otros trozos que son necesarios. Los abuelos se van yendo del puzle.
Mi puzle ha tenido muchos vaivenes y lo han formado muchas personas. Niñas que como yo compartimos juegos, risas, ropas, comida, cariño… y niñas que igual que a mí, su puzle por azares de la vida se les perdió una de las piezas centrales. Nunca sabré como hubiera sido mi vida en otras circunstancias, sí sé cómo fue cuando se añadieron montones de piezas que tuve que ir situando y encajando con el día a día en el hospicio.
Hoy ya tengo edad para pensar y saber que me tocó perderme una parte muy impórtate de mi vida, que no tuve las caricias ni consejos de una madre. Sí puedo decir que recibí muchos palos y mi corazón se llenó de amargura. Pero también sé que mi puzle lo han formado durante mucho tiempo un lugar con muchas niñas, risas, colores y diferentes perfiles, el orfanato donde me crié, estaba lleno de criaturas como yo. Y sé que soy como soy, por la educación que en él recibí. No me crié con un solo hermano y sí con cientos de hermanas que igual que yo perdieron su pieza y encontraron otras piezas que fueron ensamblando.

A veces encontramos trozos que añadimos a nuestro puzle y estos trozos son los amigos. Hay trozos del puzle que nos dan sufrimiento y nos dejan heridas al traicionarnos, pero hay otras piezas, que nos dan alegrías. Inexcusablemente algunas dejan una huella de dolor a su paso y una marca de la herida que originó, que como una diminuta cicatriz, en un principio duele hasta bufar, para finalizar dejando tan solo una señal que con el tiempo, casi ni la vemos o que solo nos acordamos de ella en detalladas ocasiones. Son pedazos que se unen y desunen y que es lo que nos hace distinguir la tristeza de la alegría y el dolor del gozo. Y mientras tanto nuestro puzle se va armando unos días con nubarrones y tormentas y otros días con brillante sol, y un gran arcoíris que alimenta el paisaje de nuestro corazón.



4 comentarios:

Tony dijo...

Me alegro de todo corazon las cicatrices se vayan haciendo mas suaves... que se vayan llenando los espacios sin reemplazar los irreemplazables... y que puedas gozar de tus dias tus horas del paisaje y del amor...
Para ti un gran abrazo...

isa dijo...

Gracias Amigo, muchas gracias, tú formas parte de este puzle. Gracias, sé que lo que me dices, me lo dices de corazón. Graciasssssss.
Otro azabro fuerte par ti.

SEFA dijo...

Querida Isa, como me gusta leerte y en esta ocasión más, has plasmado muy bien hasta el dia de hoy, toda esa vida que has tenido.
La vida es casi siempre así, con cicatrices, una veces mas grandes y profundas y otras con simples arañazos, pero es lo que nos toca vivir, a ti te ha tocado mucho y sinembargo has tratado de que todo se vaya cerrando y cogiendo lo mejor de la vida, creo que una de esas cosas ha sido encontrar al compañero perfecto para ir de la mano, con lo bueno y lo malo, pero quien no?.
Sigue asi, siendo una buenisima persona, una amiga que esta ahi para echar una mano en cuanto se le pide ayuda. Lo digo con conocimiento de causa, amiga, me alegro de serlo y te mando un abrazo muy especial y perdona la extensión. un beso. SEFA

isa dijo...

Graciassssssss Sefa, no hay que perdonar nada, me alegro de tu extension en el mensaje.
Besosssssss de corazón :-)