martes, 1 de diciembre de 2009

Algodón Dulce


No pude resistirme y como si fuera una niña quinceañera pedí mi dulce de algodón.
Me supo a gloria. Esa tarde estuve lo más de dulce. Me lo comí todo. Sólo le di un poquitín a mi compañero, porque dijo que no quería más. Y yo feliz de que no quisiera, así me duró más el festín.
Cuando vi el algodón, se me encendieron los ojos como dos dulces luciérnagas, y fui al lado de la joven que lo hacía. Le pedí un algodón y al tenerlo en mis manos, volví a sentirme niña.
Cuando me metía un trocin en boca, aquello hacia burbujitas y se convertía en liquido muy jugoso y dulzón. A la vez mis labios y lengua se ponían de un color rojo pasión. Parecía que me había pintado los labios.

No quería irme de allí, pues ese olor lo tenía muy asociado a cuando en el internado los domingos íbamos a la Vega, y casi todo el año había feria: la noria, caballitos, y estos puestos de algodón. El ambiente se volvía muy dulce, pero en esos tiempos pocos algodones pude tomar. Si recuerdo el sabor, tal vez alguna compañera del internado compartió conmigo, y tenía ganas de tomar el rico algodón.

Los olores pueden recordarnos al pasado, tanto los olores agradables, como los olores desagradables que nos hayan podido causar algún tipo de dolor.
Por ejemplo a mi el olor a vino, me es muy desagradable, y al olerlo, mi estomago se llena de gusanos que intenga despedazarme.
Sin embargo, el olor a pasto mojado, me hace soñar con el verano, con las eras, cuando salía del internado, y  iba al campo con mis abuelos y trillabamos. Y haber dormido más de una noche bajo las estrellas,  viendo la luna.  Creo que el olor a pasto, seco con ese peculiar polvillo que desprende, y el mojado con sabor añejo, son olores   muy gratificante para mi olfato y mente. Y sin embargo ahora me da miedo la noche jajajaja, imposible que pueda dormir al aire libre. Pienso en todo tipo de bichos. Para no tener miedo, debería de estar durmiendo en el centro. Y custiodada por dos hombres :-). Sería la única manera de poder dormir al aire libre.


La cara de satisfaccion lo dice todo. Estaba rico ricoooooooooooo.

Como una nube llegaste a mi boca, en lugar de agua fría,  dejaste azucar con sabor  a fresa.



4 comentarios:

la Posta dijo...

LOS AROMAS NOS TRAEN RECUERDOS SIEMPRE, AGRADABLES O NO.
SON COMO UN DETONANTE DE LA MEMORIA.
ME SENTI TRANSPORTADO POR UN MOMENTO A MI INFANCIA CUANDO MENCIONASTE EL OLOR A PASTO MOJADO.
RECIBE MIS SALUDOS DESDE EL CAMPO, MUY LEJOS.

ROBERTO

Malena dijo...

Bocaditos dulces..., instantes mágicos que te dejan un sabor inolvidable!

Gracias, Isa!

Felices sueños!

Malena

isa dijo...

Gracias Roberto, me alegro haber despertado esos recuerdos que se aprecian gratos.
Saludos

isa dijo...

Gracias Malena, sí muy ricos, aun al ver las fotos se me hace la boca agua :-)e incluso me sabe a fresa azucarada.

Saludos. Sí dormí muy bien graciassssssss