viernes, 5 de febrero de 2010

El miedo es poderoso...


Pecosa se despierta varias veces asustada a lo largo de la noche. Atraviesa grande nubarrones. Ve a un lobo hambriento relamiéndose, y sus colmillos afilados hacen acto de presencia como dos enormes puntales que relucen en la tenebrosidad. Esa visión se disipa como dos estrellas fundidas en el firmamento. De pronto cae en un pozo lleno de culebras, quiere gritar, pero el grito quedó ahogado como si las culebras se hubieran enroscado en su cuello. Permanece paralizada esperando lo peor, se deja caer como si de un muerto se tratara. No siente los latidos de su corazón, tampoco el vaho de su respiración. Tan solo dos lagrimones cómo la esfera de una luna llena hicieron aparición en su cara llena de pecas, y sus negras pestañas nadan en esas lágrimas. De pronto escucha el eco de varios sonidos reptando atropelladamente. Éstas huyeron de Pecosa al ver que el pozo se ilumina con la luz de las dos  lunas llenas que saliron de sus ojos. Pero las culebras  estaban en su guarida, y al amanecer, salían del lugar para buscar su sustento. Pecosa piensa que las culebras salen huyendo de ella. Pecosa especula con trepar por el pozo seco, y de pronto ve como su cuerpo flotaba, levita como si de un fantasma se tratara. Entonces madura la idea de que no es un ser humano, si no, un ser sobrenatural. Es una persona muy dócil, y no quiere que nadie se dé cuenta de que es capaz de ahuyentar a los lobos, a las culebras, a todo ser maligno. Nunca imaginó que fueron casualidades de la vida las que le iban surgiendo, si no, que estaba convencida de que era un hada pero sin varita mágica.


----------------------------------

Era una noche oscura. El búho hacía su ruido particular en el silencio de la noche. A lo lejos se veían unas llamas que alcanzaban más de tres metros. Un gran incendio se desató en el bosque causado por un rayo que hizo su aparición sin tormenta alguna. A ese bosque Pecosa era donde cada noche se trasladaba en sueños. De pronto el mundo se paró y un silencio infernal hizo su aparición. Se escuchaba el eco del llanto de niños. También se mezclaba el sonido de muchos pájaros asustados por el fuego. Mientras tanto las ramas crujían, las pavesas saltaban de un lugar a otro surgiendo nuevas hogueras. Pecosa no se lo pensó y se introdujo en el bosque en busca de los niños y la nube de pájaros. Intentó ubicarse y seguir el sonido. Una vez embutida dentro de la frondosidad, comenzó a toser, y su asma se hizo presente. Sentía que le faltaba el oxigeno y que perdía el equilibrio. Cuando despertó estaba en un hospital con quemaduras de primer grado, y mirando a hacia la ventana. Al abrir los ojos vio que por la ventana entraba una de la rama de un hermoso árbol con flores rosas, y en ella cantaban varios gorriones.
Volvió a cerrar los ojos y nuevos sueños acudieron a su encuentro...

6 comentarios:

Malena dijo...

RELATOS PARA ESCUCHAR, RESGUARDADOS DEL FRÍO, TAPADITA CON UNA MANTA, UN CHOCOLATE CALIENTE..., Y EL CALOR DE UNA CHIMENEA!

ME ENkANTAN TUS RELATOS, AMIGA!

(LO RECOMENDARÉ EN EL POST Q PUBLIQUÉ HOY!)

ABRAZOS, COMPI!

MALENA

batres dijo...

Me gusta como enebras las palabras para dar paso a la idea. Tiene algo que ver Pecosa con tus sueños, o es fruto de tu imaginacion?.
De todas formas he disfrutado leyendolos.
besitos

Cecilia_ dijo...

..la imaginación también !!

Me atraparon estos relatos Isa, me trasladé a esos espacios, junto a Pecosa.

Besos y buen fin de semana, con imaginación!

isa dijo...

Gracias Malena, me alegro qeu te gusten. Ummmmmmmmmmmm, algo malvada eres, chocolate caliente, con lo que me gusta, pero me sienta mal. Aquí estamos en el pueblo en la cocina, no al calor de la chimenea porqeu ya no encendemos,sí de la calefacción. Estoy con el portatil, aun qeuda algo de dinero de las Navidades.

Graciasssssssssssssss

Un abrazo de parte de los dos, que pases lindo.

isa dijo...

Gracias Batres (Angelita)
Es un poco de todo. Sueños, imaginación y ganas de escribir.
Besos para ti y tu esposo.
P.D
Mañana es el día de la tortilla. Habrá sobre las 15:30 o 16 horas café y rosquillas, invita el ayuntamiento.

isa dijo...

Gracias Cecilia, me alegro que te gusten.Igual parta t, qeu tengas un lindo fin de semana.
Besossss