martes, 28 de septiembre de 2010

Las mascotas ayudan a integrarse...



Aquí comenzaba a dormirse.
Si no estoy en casa la saco a la terraza. Entra y sale de la jaula y de su conejera parrticular que la hemos preparado en un armario. Bueno esto lo ha preparado mi compañero para que no pase frio.

Y la conejita Bolita es tan mimosa como yo que soy su cuidadora, y con quien más tiempo pasa.
Mi compañero se engarga de traerla hierba fresca del campo.
Y ella sabe que la quiere, pero tiene menos tiempo para estar con ella.
Todos los día cuando llega del trabajo al sentir la puerta, Bolita sale corriendo a recibirlo.
Le hace la fiesta pasando por debajo de sus piernas.
Ahí se siente más segura que en la jaula, asi que sale a comer y hacer pis y pas a la jaula.
Cada día limpio su jaula dos veces, una por la mañana y otra por la tarde. Asi siempre está limpita y no da olor. En el armario no hace nada, lo tiene más limpio que un jaspe
La lavo el culete y las patitas con mi gel de baño, asi puede caminar y andar tranquila por la casa.

Ya sé que habrá personas que digan que es un animalillo que tiene estar en libertad. Totalmente de acuerdo, pero Bolita nacio en cautividad, es una conejita casera, y si la soltara se moriria, o tal vez algún cazador la disparara ya que es muy mansa. Está acostumbrada a vivir en sociedad y  está muy socilaizada.

Tener una mascota ayuda ser personas más responsables.
Tambien ayuda a no hacer daño a los demás ya que si por cualquier motivo el animalito que tenemos en casa es dañado, sufrimos y eso nos hace ser más sensibles.
Claro para ponerse en el lugar de una persona u animalillo, hay que tener corazón  y empatía.

Ya llevo 7 meses con Bolita y cada día la quiero más.
Realmente da mucho trabajo pero me regala momentos muy bonitos.
Nos damos un mutuo masaje ya que la encanta que ponga mi pie encima de ella.
Es una sensacion muy agradable sentir su pelito y el calor que transmite.
También me lame los pies. Comienza por un dedo y hasta que no termina de lamerlos todos no lo deja.
su lenguita rasposa me hace cosquillas y alguno de mis sentidos se despiertan.

Al principio me daba miedo no fuera que me mordiera, pero nunca me mordió. Es como si  ella a su manera me agradeciera el que la cuide, y  sus besos son lametones  y caricias.
Me muerde cuando está en celo o cuando quiere ir hacer pis o caca, y la jaula está en la terraza.
Es una experiencia preciosa que se lo recomiendo a todas aquellas personas que se sientan inseguras, es un gran apoyo el saber que igual que puedes cuidar de un ser vivo como es una mascota, también podemos cuidar de nosotros mismos y de los demás.

4 comentarios:

Pedro Garcia dijo...

He buscado la manera y como no la encuentro, he optado por esta.
Tan sólo quería agradecerte tu paso y tus comentarios por Fuertesacevedoesquinasilladelrey. Un saludo Pedro Garcia.

Pedro Garcia dijo...

He buscado la manera y no he encontrado otra.
Sólo quería agradecerte tu paso y tus comentarios por Fuertesacevedoesquinasilladelrey.
Un saludo Pedro

isa dijo...

Gracias a ti Pedro. He leído tu última entrada y está muy bien redactada, incluso me atrevería a decir que el suceso es verídico.
Saludos

Pedro Garcia dijo...

Lo es.
Un saludo Pedro.