jueves, 11 de septiembre de 2008

El diluvio universal

Esta mañana madrugué para ir hasta el metro Abrantes. ¡¡¡ El metro era un desastres!!!
Hubiera sido necesario ir con botas de pescador o botas de goma hasta las axilas jajajaja. Bueno mejor un traje de buzo jajajaja. Tal vez algún pez gordo hubiéramos pescado. Aunque en el metro es raro que viajen los peces gordos, ellos van en limusinas o en coches oficiales.

Eran como las cataratas de Iguazú. Sólo se ha quedado en el como, porque el paisaje era lamentable. Lo único igual que tenían era que el agua, que corría pared abajo, mojaba. Ni el color del cielo, ni el verdor de sus árboles, ni los pajarillos… Sólo el triste agua que mojaba y bajaba a borbotones renegrida. Y era algo raro. Si, sí, por el techo no caía nada. ¡¡¡Salía el agua por la pared de las escaleras!!!. Infiltraciones subterráneas. Anoche hubo una avalancha de truenos, relámpagos, agua y diamantes como puños, que se escaparon de las nubes y dejaron algunos coches con buenas hendiduras y algunos cristales rotos.

Los árboles estaban cansados y despeinados de tanto zarandeo como habían recibido durante la noche. El viento los sopló tanto que dejó algún que otro rasgado y con los ojos llenos de hojas y ramas que durante unas horas les dejaron ciegos. Hasta que se hizo de día y ellos retomaron fuerza, fueron capaces de peinarse con las ramas que aun quedaban sin tronchar, porque con firmeza se entrelazaron para hacer fuerza y no ser rasgadas. Sus hojas estaban por los suelos. Era como si en la noche, alguien hubiera extendido una alfombra verde, y se hubiera dedicado a despeluchar las ramas y machucalas para dejar una cama mullida, para que posaran sus pies los viandantes.

En el intercambiador más de lo mismo. Goteras y cubos debajo de unos techos que aun no tienen un año. Y digo yo. ¿Cómo contratan a esos arquitectos que hacen los planos y no prevén las inundaciones? En fin, que este país como dijo Machado en su tiempo: “En esta España de charanga y pandereta donde lleva la voz cantante el macho, y los asuntos importantes los resuelven las hembras a escobazos”.
Muchas fiestas, muchas voces, pero no se arreglan las cosas.

En fin que nunca llueve a gusto de todos. En mi bloque, que sigue con el tejado como estaba en el mes de julio, hay dos de las vecinas del cuarto piso que se las ha inundado los techos. Y menos mal que subió a prevenirlo el constructor. - Ya está tapado - dijo. No puede trabajar en el tejado, hasta que de nuevo le den el permiso de trabajo. Si no hubiera estado tapado, estoy segura que el bloque, hubiera quedado sumergido como el Titanic, solo que en un mar de agua dulce lanzada por las nubes.

Esperemos se solucione pronto, ya sólo le queda un papel pero eso decía en agosto y aun estamos como estamos. Vamos a poner algunas fotos grises como el
día. :-) :-) :-)

2 comentarios:

Tony dijo...

bueno el diluvio hizo estragos parece. Las fotos grises bien la última no tanto y por lo visto no necesitaba botas hasta las axilas...
El curso de Olimpus muy bueno pues has presentado muy buenas fotos aunque siempre lograste buenas tomas y hermosos momentos eres muy buena con las imagenes... felicitaciones
un beso

isa dijo...

Gracias Tony.Bueno, lo importante es aprender a hacer manualmente y controlar la apertura del diafragma, la velocidad de obturación, la sensibilidad de de iso... Las cámaras de ahora hacen fotos automáticas y todos parecemos profesionales :-)

Gracias por pasar y dejar constancia de ello. Otro beso par ti