miércoles, 3 de marzo de 2010

Bolita la conejita mimosa.


Cuento elaborado para Malena.

Bolita llegó a casa por casualidad. No estaba en los planes de Antonio ni en los de Isa cuidar de bolita, pero el destino a veces nos hace regalos. La primera noche durmió en una cajita de zapatos tan pequeña como ella. Asustadita temblaba y se quedaba agazapadita. Le hice una camita cómoda con trapitos blancos de algodón. Le puse trocitos de zanahoria, pan y hojas de lechugas, y una tapita de un frasco en donde bebía agua. Las tiendas de mascotas estaban cerradas, por lo que hubo de improvisar.

Al día siguiente bolita estaba descompuesta. Y una servidora no sabía qué hacer. Cada dos por tres bolitas hacia cacas muy liquidas. Se lleno las patitas. Puso el piso de la cocina perdido. Cuanto más limpiaba más caquita había en el suelo. En varias ocasiones tuve que poner a bolita bajo el grifo con agua templada para lavarla las patitas y el culote. Estaba llena de caquita hasta las orejas.

Salí en busca de ayuda y entré en una consulta de veterinario. No me daban nada para bolita si no la llevaba. Y el veterinario me dijo que ella cobraba por las consultas. Digo ella porque era mujer. Así que me fui a una tienda de mascotas y les dije lo que sucedía. Me dijeron que la lechuga es muy mala para los conejitos, que no le diera ni una hoja más. Me dieron pienso compuesto para bebes conejitos, heno y a ver si así aguantaba y se le quitaba la colitis.
En cuanto se limpio de la lechuga del día anterior, bolita comenzó a hacer cagarrutinas algo blandas. A la noche ya eran más duritas y hoy por hoy está más sana que una manzana.

Esta es la historia de bolita.

Bolita fue donada para recaudar dinero en los carnavales de mi pueblo. Desgraciadamente ese dinero no era para Haití, si no para decir misas a las animas benditas. Seguro si le hubieran preguntado a estas ánimas donarían el dinero para Haití o cualquier otra necesidad, que en el mundo hay mucha.





Hola Malena, soy bolita y quiero contarte un cuento.

Anoche mientras dormía soñé con un gran campo lleno de zanahorias. En un descuido salí de mi casita y eché a correr. Pero de pronto las zanahorias se convirtieron en luces de colores. Había un tiovivo en donde niños y niñas sonreían y disfrutaban. Yo me puse agazapadita para ver la alegría de los niños que subían al tiovivo. Un niño al ver que mis bigotes se movían, echó a llorar.

Yo le decía: "siiiiiiiiiiiiiiii, siiiiiiiiii, calla bonito, que vendrá el dueño del tiovivo y me echará de aquí".

Pero el niño cada vez lloraba más. Se me ocurrió taparme los ojitos echando mis enormes orejas hacia delante. Y el niño sonreía. Luego reía y reía. Y como sus papas vieron que el niño reía por primera vez en 7 años, ya que era un niño autista, los padres se quedaron sorprendidos y se dieron cuenta de que llevar a los niños a los parques de atracciones y estar en contacto con otros niños, es la mejor de las medicinas. Esto también es para los adultos. Estar aislados no es bueno. Nos hace ser personas huidizas de la realidad, y muy introvertidas.

Este papa lo puso en conocimiento de los médicos y de los maestros. A partir de entonces, una vez a la semana los niños debían de ir a los parques y relacionarse con otros niños. Pues se dieron cuenta que el aislamiento no es bueno. Y sí es bueno estar al aire libre con otros niños en los parques jugando, y disfrutando del sol, del aire y del contacto entre los humanos.



De pronto me desperté y vi que estaba en el rejazo de Isa. Sentia su respitacion y el teclear de sus dedos.

Me pasó sus manos por encima de mi lomo y yo me sentí la conejita más dichosa de  todo el universo.

Qué a gustito estoy aquí. Cada mañana me limpia, me pone comidita nueva y me acaricia. Me hace a cada rato fiesta. Pero yo soy algo malita, me meto debajo del sofá y la hago de rabiar quedándome allí un rato.

Luego salgo corriendo y me meto en mi casita. Si está Isa en casa  tengo la puerta abierta de mi jaulita para poder entrar y salir cuando quiera.

Eso sí, las demás puertas están cerradas, excepto la de la cocina y la habiatación del ordenador. Tengo un pasillo enorme donde puedo pasear y lanzarme en tobogan. Y una cocina en donde hay mucha luz. Y la habitación en donde ella teclea con sus dedos y yo me duermo en su regazo.

Malena, espero te haya gustado mi cuento y parte de mi vida real. Besitos

Deseo que estés muy bien y tengas mucho ánimo y mucha alegría.

Tú amiga la conejita bolita :-)

Besos y abrazos de Isa que  con mucho cariño ha elaborado este cuento para ti,  y ha puesto las palabras en la  boca y pensamientos de la conijita bolita.




Se pone ahí así de comoda porque está calentita, ya  que pasan las tuberias de la calefaccion por el suelo, y justo por ese trozo.

6 comentarios:

Malena dijo...

Gracias por existir...! Os llevo en mis pensamientos, y hoy
me habéis provocado "lágrimas dulces"!

Bolita, Isa: TODO MI AFECTO,
Q ES INMENSO!

OS QUIERO!

Male.

Julia- Ch dijo...

Que puedo decir que no haya dicho ya... me gusta tu naturalidad , tu sencillez , tu forma de escribir Isabel , bonito cuento para Malena .
Un abrazo querida amiga.

Tony dijo...

Hermoso regalo para Malena... hermosa convivencia con tu mascota.

isa dijo...

Gracias a ti Malena. Nosotras y Antonio te deseamos que estes muy bienbién.

Abrazosssssssssssss cariñosos y desde el corazón.

isa dijo...

Gracias Julia, me alegra que te guste.
Otro abrazo para ti muy fuerte.

isa dijo...

Gracias Tony. Saludos y abrazos