viernes, 26 de noviembre de 2010

El color del Otoño en los Guijos (El Real de San Vicente)


Es bueno buscar la soledad cuando se quiere recapacitar.
El silencio en silencio, hace que nos encontremos con nosotros mismos.


Mirando al horizonte solo se puede ver lo más grande,
los detalles pequeños quedan invisibles.

A la sombra de un árbol y sentada en una piedra, me di cuenta lo pequeño e insignificantes que somos los humanos


La belleza está en los ojos de quien mira.
Por eso no todos vemos las mismas cosas bellas.

... escuché el sonido de la montaña,
también el de la roca.
El primero es más liviano, el segundo más ronco.




El paisaje lo inventamos nosotros en nuestras cabezas.


El color también se pone triste a veces,
si no miren ese tobogán como se le puso la carita tristona. :-(
Un tobagán a demás de colores alegres, tiene que mostrar una carita alegre :-)

El tobogán es un viaje corto en donde el aire nos acaricia mientras bajamos por el columpio

La rosa llora las lágrimas del rocío

Un muro es infranqueable.
Sólo hay que sentirse acorralado para franquearlo.

No mira de frente porque se vergüenza de vivir en esta sociedad.


2 comentarios:

Antonio dijo...

El color y la belleza son inutiles si no hay unos ojos que los aprecien como los tuyos, la belleza está en el mirar y ser mirado y por lo visto tu miras por tener tambien belleza interior...
Saludos.

isa dijo...

Gracias Antonio. Bueno, qué bonito lo que dicesssssssssss.
"El color y la belleza son inutiles si no hay unos ojos que los aprecien como los tuyos, la belleza está en el mirar y ser mirado"

Graciasssssss, me ha encantado eso que dices.

Saludos y un abrazo