miércoles, 14 de noviembre de 2007

Hablemos de Sexo

Disfunciones sexuales de la mujer.

La ausencia de orgasmo en la mujer llega a alcanzar hasta el 63 % en las relaciones sexuales de pareja. La consideramos primaria si la mujer nunca ha tenido orgasmo. Sería secundaria, o situacional, en mujeres que, habiendo tenido orgasmos, sienten dificultad notable o imposibilidad para alcanzarlos en el transcurso de la relación de pareja.

La ausencia primaria de orgasmo significa que la mujer nunca ha tenido un orgasmo. Algunas mujeres ni siquiera lo han intentado. No conocen la masturbación, o bien, conociéndola, no les resulta en absoluto atractiva. Este texto de arriba está copiado de una página

¡¡Hombres!! ¡¡Por favor poneros las pilas y a trabajar a las damas!!.
Yo sé de un dicho que dice: No hay mujeres frígidas, sino, hombres inexpertos. Y la experiencia se adquiere cuando se trabaja en el tema. Así, que venga, que no haya una sola mujer sin recibir placer. Posiblemente haya mujer de la generación de nuestras abuelas que nunca conocieron lo que es un orgasmo y esto si que es lastimoso. Algo que está en nuestro cuerpo y que puede satisfacernos, darnos un buen gusto, no hayan sido capaces por las circunstancias que sean de poder explora y conocer.

Claro en esto tiene mucha culpa la iglesia, sí, digo bien, la iglesia. Yo fui educada en un colegio de monjas y bueno en clases de religión entre otras muchas cosas nos hablaban del pecado. Escuché muchas veces decir: Eso no se toca, si te tocas ahí se caerá el pelo, te quedarás ciega, iras al infierno y patatín y patatán.

Bueno yo fui algo rebelde y hacia siempre lo contrario y afortunadamente con 13 años sentía que si tocaba cierto sitio sentía gustirrinin y me ponía muy contenta. Así que la primera vez que sentí fue haciendo gimnasia y subiendo por la barra del columpio. Yo tuve que pegar bien mi castañita al metal frío y duro e ir subiendo. Y uffffffff que escalofríos sentía. Pues yo luego experimentaba en la cama, en la ducha cuando estaba sola. Y en la barra del columpio, procuraba sentir cuando entrábamos al comedor yo me quedaba la última me masturbaba subiendo por el columpio J y así se me puso una carita de felicidad que aun afortunadamente tengo.

No os debeís avergonzar si alguna vez os masturbáis, es algo natural. Bien es sabido que si se comparten las alegrías, saben mejor, pero si no tenéis con quien compartir, no paséis un mal momento, si os late, calmar vuestro deseo, no es cuestión de que os pongáis enfermas por no darle de comer cuando se tiene hambre.
Y ni es pecado, ni es una marranada como he oído hablar a algunas de mis vecinas. Lo que sí es pecado, es tener una carita de acelga amarga, porque no se tenga un agradable orgasmo.

2 comentarios:

pam dijo...

Y... ¿Donde es que queda ese columpio? jeje a nosotras nos decian que nos crecerían pelos en la palma de la mano y hasta ahora no conocí a nadie con esa caracterisatica ...

isa dijo...

jajajajaja bueno ese columpio estaba en Toledo, en un internado. Pero creo que a tu edad los metales fríos de los columpios, ya no necesitas teniendo unas manos o pene cálido jajajaja.

Saludos Pam