martes, 11 de diciembre de 2007

EL FRESNO




Soy de hoja caduca,
y despojado de mis hojuelas me ves.
Mi desnudez parece hacerme más solitario.
Más no lo estoy, constantemente recibo alguna que otra visita.
Mis amigas las estrellas,
tienen por costumbre cada noche, bailar sobre mí con una pierna.
Me piden consejo, y cuentan de sus idilios, romances y devaneos.
La luna se suelta sus trenzas y mis ramas las peinan.
Las mariposas, le dan color a mi tronco y ramas desiertas,
y alguna que otra, encima de mí copulan, se aman...
Como puedes ver, a veces las apariencias engañan.
Mi desnudez no es elegida…
Soy árbol de hoja caduca.
En unos meses, de cada rama, una yema saldrá.
Esa será mi descendencia, bellas hojas que fulgurarán.
De nuevo mi belleza podrás contemplar...
Ahora sólo necesito que me des tu cariño.
Te abraces muy fuerte a mí,
me transmitas tu entusiasmo por la vida…
Aunque no tengo hojas, sí aprecio un beso, aun me estremezco…
Si muchos abrazos y tu amor en los días fríos me das…
Cuando haga calor, yo moveré mis ramas,
un aire fresco tu sudor secará…
Tendrás sombra, cobijo, y los pajarillos desde mis ramas,
una dulce nana entonaran,
para que junto con tu pareja en las noches de verano,
el sueño puedas conciliar.

1 comentario:

tony dijo...

hermosa poesia con tan lindos deseos de amar y ser amado, el árbol es asi un ser que se entrega integro hasta el final. La fotografia muy bonita, preciosa de un invierno muy cálido en palabras.
saludos Isa.